Genera más leads sin gastar de más

¿Cómo lograrlo?

Posiblemente te preguntas cómo hacerlo sin invertir en Ads, o sin aumentar el presupuesto que destinas al pago por clic.

La respuesta está en el propio ADN de tu marca: su contenido.

Sin duda alguna, el Content Marketing es una de las mejores formas de lograr un excelente ROI; por algo 9 de cada 10 empresas usan el contenido como parte esencial de su estrategia de Marketing y que para muchas signifique hasta un 25% del presupuesto, estima DemandMetric.

¿Cómo empezar? Con una buena estrategia de contenidos. Pero no basta solo hacer un buen plan y ejecutarlo a la perfección. Requiere que lo alimentes de información útil y de calidad que enganche a prospectos y clientes recurrentes.

Sin embargo, muchos planes de contenido orgánico fallan estrepitosamente. ¿Por qué? La palabra clave aquí es justamente "estrategia". 

Estos son los elementos decisivos que te ayudarán a convertir a tu contenido en un arma de conversión masiva:

Lo que necesitas para empezar

Conoce a tu audiencia

No podrías imaginar la cantidad de veces que hacemos esta pregunta a un cliente potencial y nos contesta "es que en realidad mis compradores son todos, personas de 18 a 70 años de todos los niveles socioeconómicos".

Sí, en principio una marca puede tener muchos prospectos potenciales, pero necesitas definir bien cuáles son los perfiles de estos clientes y cuáles son los más dominantes o a quienes piensas dirigirte.

¿Si no sabes a quién le hablas, cómo sabrás qué decirles? Y es que, de la misma manera que no te diriges de la misma forma a un policía que a un amigo, es importante que tengas claridad de quién es tu Buyer Persona para que le hables de una forma que te escuche. Si tus clientes son adultos mayores, tu tono es muy distinto a si son millennials, por ejemplo.

Si ya tienes una base de datos, intenta tomar a tus clientes más rentables y busca similitudes entre ellos (no siempre están en la edad), otra alternativa puede ser poner atención a quién está dirigiéndose tu competencia (revisa sus redes sociales y el tono de lenguaje que usa en su blog), y haz un estudio de mercado para definirlo o descarga nuestra guía sobre Cómo definir los Buyer Persona de tu marca.

Planifica y mide

Es importante planificar bien tus contenidos para que no los acabes. Cuando tienes un calendario editorial te aseguras de que todos los temas de cada pilar de contenido que quieres abarcar se cubran y que nunca te quedes sin información para que no dañes tu reputación online; una estrategia de Marketing de Contenidos ayuda a gestionar esto si está bien hecha.

Piensa en un ecosistema

Hoy tu usuario te buscará en el canal que a este más le conviene, no en el que tú decidiste hablarle. Por eso, debes presentar contenidos en múltiples formatos: escritos, video, infografías y documentos de consulta. Además, también tienes que saber cómo harás que lleguen esos contenidos a manos de tu usuario, así que las redes sociales no deben quedar como un extra, sino como parte esencial de tu distribución.

Ten metas claras

No puedes poner la maquinaria en curso sin elegir el destino primero. Usa metas SMART (por sus siglas en inglés que significan Específicas, Medibles, Alcanzables, Realistas y con Tiempo definido) para poner el rumbo de tu estrategia.

Eso sí, no digas que tu objetivo es "crecer"; pon una cifra o porcentaje y apégate a estas (siempre manteniendo este número dentro del campo de lo posible). ¿Cuándo tienes que lograrlo? No importa si es un mes, un año o hasta dos, lo importante es que tengas claro cuál es el parámetro. ¿Será tráfico a tu sitio, compras en un ecommerce o nuevas citas calificadas para tu equipo de ventas? 

Elige las herramientas necesarias

Una herramienta que debes considerar sin lugar a dudas es un CMS, pues se trata de la base desde la que parte tu estrategia: el gestor de contenidos. Uno de los más reconocidos y del que es el CMS de HubSpot, nuestro socio estratégico. Aquí encuentras otras alternativas.

Ten un equipo

Ya sea que decidas tener un equipo interno que se dedique a desarrollar toda tu estrategia o prefieras acudir a una agencia, define quién es el responsable de cada acción que se tome. Si encargas este trabajo a algún colaborador que ya tiene otros proyectos, seguramente después de un tiempo deje de darle el seguimiento y valor que se merece.

Comienza a diseñar la estrategia

Más de la mitad de las compañías han aumentado su inversión para la creación de contenidos, por esto es que hoy es más importante que nunca usar cada recurso de manera inteligente y estratégica. De hecho, según un estudio The DMA, el principal reto de los especialistas de Marketing es la estrategia, seguido por el análisis de data.

Empieza por el ADN 

Parece obvio, pero en muchas ocasiones las empresas comienzan a publicar contenidos mucho antes de definir bien cuál es su misión y visión. Si no tienes claro cuál es la razón de ser de tu empresa, será fácil que los contenidos que generes no tengan continuidad ni eco entre ellos.

Usa lo que ya tienes

Antes de empezar con la producción de contenido, es importante que tomes el tiempo de auditar lo que ya tienes hecho. Especialmente las empresas que llevan muchos años en el mercado, pues ya cuentan con un acervo histórico de información que vale la pena y que tal vez solo necesite una edición para volver a ser útiles.

Otro lugar donde debes explorar es en tu área de Atención a Clientes: es la que más conversa con tus usuarios y pueden darte un panorama claro de cuáles son los principales dolores y las preguntas más frecuentes; a partir de ahí puedes empezar una estrategia que los solucione. 

Define canales

Bien dicen que el que mucho abarca, poco aprieta. Esto es muy cierto, especialmente tratándose de una estrategia de contenidos (a menos que tengas una agencia o un ejército de personas trabajando en ella). Mejor elige tus batallas y utiliza los canales donde mejor retorno puedas obtener. Tu sitio web es el espacio principal para tus contenidos, pero qué redes sociales usarás y cuáles serán los formatos depende mucho de tu producto o servicio.

Dibuja un mapa

Para que tu estrategia tenga forma y no termine como un experimento fallido, debes planear a futuro; idealmente cubrir mínimo el primer semestre para que tengas una parrilla de contenidos lo suficientemente profunda, esto te garantizará que el proyecto tenga continuidad. En este mapa o calendario debes establecer los temas principales sobre los cuales te enfocarás, así como los contenidos secundarios que puedan desprenderse de estos.

Crea un calendario editorial digital

A diferencia de un calendario de contenido, en el cual se trabaja mes a mes, un calendario editorial hace una planeación mucho más anticipada. Sigue estos pasos para que el tuyo esté completo:

Define una estructura

De la misma manera que una revista o un periódico tienen una continuidad (nunca encontrarás en la primera sección del periódico un chiste o chismes de espectáculos), tu calendario editorial digital puede establecer la estructura.

Sin embargo, en lugar de secciones físicas, creas diferentes secciones de contenido dependiendo dónde lo publicarás. Por ejemplo, tus consejos para negocios en LinkedIn, tus comunicaciones divertidas en Facebook y todo lo orientado a estilo de vida en Instagram.

Marca un ritmo

Sumado al tema de la estructura está el ritmo: ¿has notado cómo las revistas siempre tiene el feature de portada en la segunda mitad? Esto es porque las publicaciones necesitan un flujo que ayude al lector a transitar por ellas.

Lo mismo debes marcar en tu calendario editorial —ojo, no necesitas definir la publicación en sí, sino qué días publicarás que tipo de contenido—. Si ya sabes, por ejemplo, que todos los lunes subirás un meme para empezar la semana con humor, entonces es más sencillo preparar tu parrilla y que tu audiencia sepa qué esperar de ti cada día.

Piensa en el año completo

Un gran problema de las parrillas de contenido es que para cuándo te das cuenta de un hito importante de la marca o una temporalidad que podrían haber explotado, ya es muy tarde para reaccionar. ¿Cuántas veces descubres a la competencia aprovechando un momento de la coyuntura que olvidaste incluir en tus publicaciones?

Como el mundo impreso no tiene la misma capacidad de reacción que el digital, una práctica común es planificar todo el año por adelantado; definiendo qué temas generales se abordarán en cada mes (siempre con espacio para modificaciones).

Ve más allá de los días clásicos (el de la madre, del padre, San Valentín, Navidad, etc.) y busca días relacionados con tu industria y que a tu audiencia pueda interesarles.

Aborda temas completos

Además de tu calendario con fechas especiales, también piensa en tus meses como ediciones de una revista, en donde se aborda un tema (puede o no ser coyuntural) y se generan distintos contenidos alrededor de este tema.

Si eres una agencia de inbound Marketing como IDS, puedes tener un mes entero (o más) en el que dediques gran parte de tus esfuerzos a hablar de Marketing de Contenidos. La ventaja de crear estos pilares de contenido es que al final se convierten en guías completas que puedes usar para que tus clientes descarguen a cambio de información de contacto.

Elige los mejores formatos para tu estrategia

A menos que cuentes con recursos casi ilimitados, es importante que elijas bien dónde y cómo publicar tu contenido para obtener el mejor retorno. Estos son algunos de los formatos más comunes y eficientes:

Blogs

Sin duda alguna es el formato más popular y usado por todas las empresas (chicas o grandes). En una publicación de no más de 1.000 caracteres tienes espacio suficiente para comunicar una idea general sin perder el interés de quienes no están listos para información más completa.

Además, los blogs son una de las formas más eficientes para conseguir tráfico a tu sitio, una vez que generes la reputación suficiente y otros sitios citan tus publicaciones, el efecto será exponencial. Aunque se trata de un canal unidireccional, es uno de los mejores para establecer relaciones con tus prospectos, ya que es la puerta de entrada a tu producto o servicio.

Videos

El consumo de contenido en video aumenta cada año. Gracias a la velocidad de la red y a los dispositivos que cada vez hacen más fácil crear videos de calidad desde casa, este tipo de contenidos se mantienen en constante crecimiento. De hecho, el grupo Cisco estima que en 2022 el consumo de video abarcará el 82% del tráfico de datos en internet, lo que significa un incremento de 15 veces frente a lo que hubo en 2017.

Infografías

Para esto necesitarás un diseñador que se especialice en crear este tipo de piezas, pero también es importante que tú o tu especialista en contenidos sepan plasmar en pocos datos e información lo que necesitas compartir.

Este tipo de materiales generalmente funcionan mejor como soporte de ya sea un artículo escrito o un video, o incluso pueden ser el elemento que utilices para enganchar a tu audiencia e invitarlos a conocer más en tu sitio web.

Ebooks, guías y papers

Este tipo de formato es para prospectos que ya están en su etapa de decisión y son un excelente filtro para calificar qué tan interesados están en tu producto o servicio.

Cierto, nadie que esté en la etapa de descubrimiento o consideración de su Viaje de Comprador leerá un documento de 30 páginas, sin embargo, alguien que ya está decidido a comprar puede necesitar justamente información de este tipo. Además, los ebooks, guías y papers son una de las herramientas que mejor te posicionan como autoridad en el tema de tu solución o producto.

Casos de estudio

Cuando un prospecto busca la solución a un dolor que requiere resolver, un contenido que le ayuda de gran manera es ver cómo tu empresa usa su talento para resolver los problemas de alguien más. Los casos de estudio le dan legitimidad a tu compañía al tiempo de que generan empatía por parte de los prospectos. 

Lo mejor de todo: para este tipo de contenidos ya cuentas con la parte más importante, la experiencia de tu marca o clientes, solo hace falta traducirla a un lenguaje digerible por la audiencia y tendrás material sumamente interesante.

Redes Sociales

Es más un canal que un formato, pero vale la pena considerarlo también como este último dentro de tu estrategia de Marketing de Contenidos. Lo interesante de este canal es que te obliga a ser mucho más conciso que en los otros, por lo tanto debes decir mucho en pocas palabras. Esto requiere conocer bien tus contenidos y explicarlos fácilmente; una vez que enamoras a tu audiencia, será más fácil que se muden a formatos más largos.

Que no falten las redes sociales

No existe estrategia de Marketing de contenidos completa sin redes sociales que la soporten.

Mientras que las publicaciones que haces en tu sitio web son el motor de tu campaña, las redes sociales son la gasolina que le da poder para seguir adelante.

Elige los canales correctos

Sí, lo más recomendable es estar en donde tus clientes están, eso lo sabemos. Pero también es importante que enfoques tus esfuerzos en donde más frutos puedes tener (especialmente si cuentas con recursos limitados).

Si tu producto o servicio es B2C, los canales más apropiados podrían ser Facebook e Instagram, mientras que si lo tuyo es el B2B, LinkedIn es una opción más confiable. Otro factor a tomar en cuenta es la edad de tu buyer persona; si es una audiencia más madura, Facebook es mejor alternativa que Instagram, por ejemplo.

Marca un tono

Si bien el lenguaje que usas en Facebook nunca debe ser el mismo que el que aplicas para LinkedIn o Twitter, es un hecho que debes mantener unificado el tono con el que hablas a tu audiencia. Sí, puedes permitirte algunas diferencias dependiendo del canal, pero para que realmente funcione todo debe estar bajo los mismo estándares.

Entonces, no hables en una red social en primera persona singular, mientras que en otra en tercera persona plural y asegúrate que estos tonos estén alineados con lo que tu audiencia podrá encontrar una vez que llegue a tu sitio web, pues todo debe ser parte de un mismo ecosistema.

Distintos objetivos

Dentro de tu estrategia de redes sociales habrá diferentes hitos y metas que tienes que alcanzar. Cada publicación que hagas debe tener una función clara, ya sea descubrimiento y posicionamiento de marca, tráfico a tu sitio e interacciones, y, finalmente acciones específicas como suscribirse a un newsletter o descargar un PDF.

No confundas un mensaje para invitar a leer un artículo de tu blog, con uno que busca crecer tu lista de seguidores o uno de venta directa.

Awareness: es la primera etapa en el funnel de conversión. El engagement siempre es tentador, pero para este tipo de publicaciones las métricas que debes buscar son impresiones y alcance. Aquí tu audiencia debe encontrarse con contenidos que le hagan querer saber más de la marca, pero no necesariamente pidan una acción a cambio

Tráfico e interacción: cuando usas redes sociales para este objetivo, lo que buscas es clics y shares. Usa un lenguaje amigable y genera expectativa con lo que publicas; este tipo de contenidos son un adelanto de lo que tu cliente puede encontrar si decide visitar tu página web, así que debes despertar su curiosidad.

Acciones: este tipo de posteos tienen que tener una intención mucho más marcada, pues esperas mucho más que un simple clic. Aquí buscas prospectos que están dispuestos a darte sus datos para descargar un documento o visitar la página web de un producto para comprar.

Junto con esto, asegúrate de aplicar estas otras 3 buenas prácticas para la gestión de redes sociales de tu empresa

Crea un calendario

Uno de los peores errores que puedes cometer es ser inconstante con lo que publicas. No debes subir 20 infografías 1 día para después dejar de hablar con tu audiencia durante meses. Con una planeación mensual evitas que esto suceda y mantienes un mejor ritmo.

En esta parrilla editorial que generes, debes dividir los contenidos por el tipo de publicación que serán, cuál es su objetivo y cuándo la publicarás. Esto te ayuda a tener el panorama más claro y balancear mejor la comunicación con tus clientes. Eso sí, siempre deja espacio para información de emergencia, anuncios importante y otros temas improvisados.

Atiende y escucha bien

Hoy las redes sociales son el primer medio por el que un cliente te va a contactar en caso de que haya algún problema, necesite ayuda o quiera una cotización. Es importante que tus redes no sean un canal unidireccional, sino el espacio donde más atención pones a tus clientes.

Un error común es relegar a un community manager este canal sin tener un plan real. Por eso, la persona que lleva tus redes sociales debe estar capacitada y en la misma sintonía que tu equipo de Atención al Cliente, pues deberá resolver dudas, canalizar posibles clientes y tener perfecto conocimiento del ADN de la marca en general. En esta guía encuentras las claves del servicio al cliente en redes sociales que tu equipo necesita manejar.

Consejos de SEO para una estrategia exitosa

El SEO es la pieza faltante que dará un boost a todo lo que subas. Es lo que hace que tu estrategia de contenidos funcione pues, cuando es bien aplicado, hace la diferencia entre estar el primer resultado de los buscadores y (aunque parezca poca diferencia) el cuarto o quinto.

Sí, el SEO puede sonar a terminología reservada para agencias especializadas. Pero una vez que comprendes la lógica detrás de este lograrás resultados que, si bien no serán perfectos, son mucho mejores que los que obtienes actualmente.

Primero que todo, para una buena estrategia de Marketing de Contenidos, definamos: SEO significa Search Engine Optimization, es decir, habilitar tu contenido para que sea lo más fácil de encontrar por los robots buscadores y, de esta manera, aparezcas en los primeros resultados.

Para aplicarlo bien, tienes que asegurarte de seguir estos consejos:

No seas todólogo

Esto no significa que no puedas abordar diferentes temas de interés o coyuntura. Sin embargo, es más común de lo que piensas ver empresas que saltan de una temática a otra sin antes definir una estrategia.

Lo primero que debes hacer es tener una completa claridad de quién es tu marca y qué es lo que puede ofrecerle a tus usuarios: la experiencia que te hacer ser la marca ideal en tu sector. Una vez que defines este centro de gravedad de tu esencia, puedes generar una estrategia de contenidos que gire alrededor de ella, o bien alejarla de ahí.

Usa links internos y externos

Una práctica que le da relevancia a tu contenido y que es fácil de alcanzar es incluir vínculos dentro de tus artículos.

Lo más sencillo (y que también te ayudará a mejorar la permanencia dentro de tu sitio) es utilizar link a otros contenidos que ya hayas publicado. Pero también ayuda que pongas referencias cuando cites una fuente externa y, lo más importante, que tengas alianzas estratégicas con otras plataformas para que publiquen tus contenidos (y viceversa), lo que aumenta más la credibilidad e importancia de tu sitio.

Elige palabras clave

Los keywords son un básico esencial dentro de una estrategia SEO, pero sin antes tener definidos los puntos anteriores no servirán de nada. Empieza por los conceptos más amplios (el área en la cual tu marca se posiciona) y después empieza a usar palabras más específicas, como modelos de producto, variaciones o especificaciones.

Puedes usar herramientas gratuitas como el planificador de Google para buscar sugerencias.

Una vez que tengas estas palabras clave establecidas, no olvides usarlas en los títulos de tus blogs, dentro de las descripciones, meta descripciones, metadata y en los textos generales. Además, si usas fotografías, también agrega estas palabras dentro de la descripción.

Cuida las URL

Tu contenido va más allá del artículo que escribes o de las fotos que usas y se extiende incluso a los enlaces que tiene cada página web en tu sitio. Un error común es publicar, por ejemplo:

 

www.tupagina.com/blog/articulo15

 

En lugar de eso, debes poner una descripción clara de lo que trata ese contenido. Pero tampoco creas que debes describir todo el tema en la URL, por ejemplo:

www.tupagina.com/blog/los-mejores-tips-para-mejorar-el-seo-de-cada-pagina-en-tu-plataforma-para-generar-mas-ventas.

Es decir, defínelo en 5 o 6 palabras y sé claro.Si necesitas más herramientas para convencer a tu empresa de la importancia de un buen SEO, aprende más sobre los estos 7 indicadores de SEO

Mide la efectividad de tu Marketing de Contenidos

Rastrear el retorno de tu contenido es un trabajo tan completo que puedes saber exactamente cuánto estás generando por cada artículo publicado o, si trabajas con una agencia, evaluar su rentabilidad.

Considera el viaje de compra

Según Salesforce, un usuario necesita entre 6 y 8 puntos de contacto con tu marca antes de tomar una decisión. Y, aunque los blogs escritos pensando en conversión son mucho más tentadores, si no empiezas por alimentar la parte alta y media del embudo, entonces será más complicado que los leads lleguen al blog de conversión. Cada pieza de Marketing de contenido que generas debe tener una de estas etapas en mente y se mide de manera distinta. 

  • Awareness (TOFU) Este tipo de usuarios pueden ni siquiera saber de la existencia de tu marca y no tener claro cuál es la solución que necesitan. Ellos tienen un dolor claro y están en búsqueda de soluciones. El contenido que haces para esta etapa debe ofrecer respuestas y recursos para que el usuario solucione su problema. Aquí aún no estás intentando vender, por lo que buscar leads calificados sería un error; en estos contenidos debes de medir las páginas vistas, el tiempo de permanencia, el rebote y las interacciones. Con estos datos claros puedes tener un mejor panorama del valor que tu contenido aporta al usuario.
  • Consideración (MOFU)- Para este punto dentro de su viaje, el usuario ya sabe cuál es exactamente el problema que necesita resolver, quién eres y quiénes son tus competidores (junto a su oferta de valor). El lead está dispuesto a seguir investigando cómo puedes ayudarle a resolver sus problemas y es momento de capturar su atención con contenido relevante. En esta etapa lo que buscas son prospectos con mucho potencial, por lo que una métrica importante es saber cuántos se suscriben a tu newsletter o se registran a cambio de más contenido, como un ebook, un whitepaper o una plantilla.
  • Conversión (BOFU)- Los leads que avanzan de la etapa de consideración a este momento dentro de su viaje aún necesitan de contenido para pasar de prospectos a clientes. Aquí tu contenido debe resolver dudas puntuales de funcionamiento de tu producto o servicio y servir como motor de conversión. Aquí la métrica es más clara: necesitas conversiones, así que las ventas que se deriven de estos artículos y publicaciones son las que debes tomar en cuenta.

 

Costo real

Ahora que tienes mayor visibilidad de los resultados que necesitas para generar ventas y que está claro que no solo debes considerar la venta final como única métrica, es importante saber el ROI que estás obteniendo de tus campañas. Para lograr esto, necesitas saber: 

Cuánto estás pagando por la producción de tu contenido. Ya sea que contrates a una agencia o lo hagas en casa, necesitas saber el costo por generar contenido, esto incluye textos, videos, redes sociales, diseños y más. También considera licencias de software y equipo físico que se necesite para dicha producción.

Cuánto estás invirtiendo en distribuir ese contenido. Sí, en el mundo ideal quieres que todo tu tráfico sea orgánico, pero eso no sucederá, al menos no en lo que tu sitio toma tracción. Ya sea en buscadores o redes sociales, ten claro cuál es el monto. Aquí te explicamos cómo conviven ambas alternativas

Calcula las ventas que se generaron por tu estrategia de Content Marketing. Para esto es ideal tener un software que permita seguir a cada usuario que interactúa con tu marca, así no importará si la misma persona hizo 5 contactos o solo 2 antes de decidir, tú lo contabilizarás como 1 solo.

Haz una resta de Ingresos-Inversión y divídela entre la inversión total. El resultado multiplícalo por 100. (Punto 3 - Punto 1 y 2) / Punto 3; el resultado multiplícalo por 100

Ahora sí, sabiendo en qué etapa del viaje de compra encontrarás a tu usuario y cuáles son las métricas que debes considerar para cada una de esas, así como entender que el ROI debe medirse contra una estrategia completa y no por pieza de contenido, estás listo para saber si realmente tu inversión está trayendo frutos o necesitas hacer cambios cuanto antes.

Las principales ideas de esta guía son:

  • Uno de los errores más comunes es pensar que una estrategia de contenido puede ser algo que “delegas” al área de Marketing o que puedes hacer tú directamente. Necesitas involucrar a todas las partes interesadas, incluyendo Ventas y Atención al Cliente.
  • Cuando tengas definido a tu cliente ideal o Buyer Persona, puedes crear un plan de contenidos para resolver sus dudas, solucionar sus dolores y aportar valor en su vida. Es un aspecto que enfatizamos mucho en nuestra guía Qué es Marketing de contenidos y para qué sirve.
  • Si eres una empresa tradicional que está migrando al mundo digital, te recomendamos que consideres abordar a un tipo de clientes distinto a través de tus contenidos en línea. No todos tus clientes son nativos digitales, y tu estrategia debe entender eso.
  • El calendario editorial es tu hoja de ruta, por eso es importante que tengas muy claras cuáles serán los temas de tu estrategia y organizarlas en secciones. Así tus lectores sabrán lo que encontrarán en cada una.
  • Más rápido y directo que un blog, el video crea un vínculo emocional que es más difícil de conseguir de un artículo escrito. Además, su ritmo rápido propicia que el espectador lo vea completo y no abandone a la mitad.
  • Las redes sociales son el vehículo para llevar usuarios a tu contenido, pero también son contenido en sí mismas.
  • Antes de continuar, es importante no olvidar que el buen storytelling es esencial para que cualquier estrategia funcione. Sí, la data te dará parámetros y una guía sobre la cual puedes navegar, pero sin una buena historia, todo será en vano.

CÓMO ELEGIR UNA AGENCIA DE INBOUND MARKETING

APRENDA A ELEGIR LA AGENCIA ADECUADA PARA TU EMPRESA

Te ofrecemos en este guía las herramientas esenciales para que puedas evaluar las distintas alternativas que ofrece el mercado y así poder escoger la agencia de Inbound Marketing que responda de mejor manera a tus necesidades.

Quiero descargarlo
elegir-una-agencia-inbound