Ismail Aly

Cómo construir un sitio web de alto rendimiento en 2020

Tiempo de lectura: 8 minutos

¿Estás pensando rediseñar tu sitio o lanzar uno nuevo?Entonces, presta atención a los insights que te compartimos en este artículo. En las siguientes líneas te proponemos un enfoque un enfoque fresco y ágil para conseguir que tu sitio alcancé un alto rendimiento en esta año tan complejo.

Un buen desempeño es clave para que tu página web sea exitosa, es por eso que durante nuestra última cumbre virtual nos sentamos a hablar con Luke Summerfield, Go-to Market Lead y CMS Hub de Hubspot, quien nos habló de cómo construir sitios de alto rendimiento en 2020. ¡Toma nota!

El mito del sacrificio

Existe una idea cuando se habla de páginas web que consiste en que uno debe elegir entre dos opciones. Ya sea que se trate de un sitio bellamente diseñado, que enaltezca la marca y resalte sobre la competencia, aunque no pueda medir como es debido; otros piensan que se debe tratar de desempeño y ser lo más eficiente posible, sin tomar en cuenta el diseño. Pero esto es en realidad un mito.

En realidad, es de suma importancia que tu sitio cumpla con ambas visiones, y es que una no excluye a la otra. Recuerda que puedes tener las dos cosas en el mundo del diseño web actual.

La evolución

Es probable que si tienes menos de 30 años no sepas bien para qué se usaba esto. Sí, podrías decir que para escuchar música, pero lo interesante es recordar que apenas hace unos años, en los 90, esta cosa llamada CD ROM era el estándar para distribuir un software. Así es como se instalaban los programas y era importante mantenerlos en un lugar seguro y limpio, porque ahí se encontraba toda la información.

La forma en la que se distribuía el software era algo así:

  • Se lanzaba un producto, por ejemplo Microsoft Windows 95 y entonces todos compraban el producto y lo instalaban.
  • En ese momento, los desarrolladores de Microsoft regresaban a su oficina y empezaban a programar y codificar para que unos años después pudiera salir la versión de Windows 98… y luego nuevamente a la versión 2000 de Windows, etc.

Esto ocasionaba que hubieran largos periodos entre el lanzamiento de cada uno de estos CDs.

¿Qué cambió?

Tres elementos en la industria del software cambiaron la forma en que éste se construía:

  1. Cambio tecnológico: Los servidores se volvieron más baratos, más rápidos. Empezó a ser mucho más fácil construir cosas que vivieran en la nube.
  2. Cambio en los procesos: se modificó la forma en la que la gente construía software.
  3. La cultura: ¿cómo pensó la empresa en construir un negocio usando productos de software?

Y estos tres cambios se unieron para revolucionar y crear el SaaS (Software como un Servicio), que es lo que conocemos hoy.

En esos tiempos un gran número de compañías no lograron adaptarse, no hicieron esa transición y ahora no están aquí. En cambio, otras empresas hicieron la transición y se mantuvieron, y luego empresas como Google y Slack, ahora son las compañías SaaS más grandes del mundo.

¿Y esto qué tiene esto que ver con los sitios web? Es importante entenderlo porque estamos viendo exactamente los mismos tres cambios en el mundo del diseño web.

3 enfoques erróneos en la construcción de sitios web

1. Es un gasto

Tradicionalmente las empresas consideraban que su sitio web era un gasto empresarial; una especie de mal necesario que se tenía que hacer. Era la forma en la que ponías las bases para construir una presencia en línea.

Pero lo que estamos viendo en la actualidad es que empresas modernas como Slack, Facebook, Google, AirBnB, o HubSpot, por mencionar los casos más famosos, en realidad lo ven como una inversión para su crecimiento.

La lógica detrás de estas empresas es que cada vez que invierten dinero o esfuerzos en mejorar su sitio, tienen la oportunidad de recuperar dos, tres, y hasta cuatro veces la inversión.

2. Es una versión digital de tus folletos

Antes, permanecía la mentalidad de que un sitio web era como un folleto estático; para algunas empresas se trataba de convertir un material impreso o un PDF en un sitio web. Pero lo que vemos en la cultura moderna es la concepción de un sitio web como un producto más en el catálogo de una empresa.

Por eso, así como es indispensable que inviertas en un equipo que constantemente desarrolle y mejore los productos o servicios que ofreces, deberías aplicar esa misma mentalidad a tu página web.

3. Es cuestión de gustos

Hay muchas conjeturas sobre cómo debería construirse un sitio web. Normalmente las decisiones están basadas en lo que parece bonito o lo que piensa el CEO, pero muchas de esas suposiciones pueden ser incorrectas y puede ser la razón por la que el sitio web no funciona.

¿Cómo mejorar tu sitio basándote en datos reales?

Hablamos mucho de conceptos e ideas, pero lo más importante es poner estas a trabajar y lograr realmente un cambio cultural. Y esto se logra al usar datos para tomar mejores decisiones.

Para ello, existen herramientas como Hotjar o Lucky Orange, que son softwares de análisis del comportamiento del usuario: muestran cómo las personas están interactuando con tu sitio, dónde hacen clic, en qué no están haciendo clic, dónde y cómo se desplazan, etc. Toda esa información te sirve imaginar formas de mejorar la experiencia del usuario en tu sitio. Ahora bien, si ya eres cliente de HubSpot, estas herramientas se integran dentro de la plataforma.

Otra acción importante es reunir a tu equipo y preguntar si piensan en el sitio web como un producto o no, y de qué otra manera se podría aprovechar el sitio web para impulsar el crecimiento. Recuerda: un sitio web debe impactar más que sólo en la comercialización, debe ser la herramienta que ayude a los departamentos de la empresa a alcanzar sus objetivos.

En este sentido, debe atraer visitantes para generar clientes potenciales. Ese es el propósito. Por tanto, tu sitio web debería:

  • Ser un medio para reducir la fricción en un proceso de venta. Es decir, mantiene en movimiento el flywheel de ventas.
  • Hacer que los usuarios evolucionen hasta convertirse en clientes satisfechos en el menor tiempo posible.
  • Tener herramientas para habilitar ventas desde el propio sitio.

Estos son solo algunos ejemplos de cómo aprovechar el sitio web como un producto para ayudar a todas las áreas dentro del negocio y no solo al equipo de marketing.

Cambia el enfoque

Algo muy común en los sitios web, especialmente los de grandes compañías, es que están muy centrados en el negocio: hablan mucho de sí mismos y todo es yo, yo, yo, yo, yo.

Sin embargo, la realidad es que la gente en realidad no se preocupa por tu empresa (ni por la de nadie más). Lo que el consumidor quiere es saber cómo vas a mejorar su vida. Ellos están luchando con problemas, quieren progresar en su vida y mejorar. Y lo que buscan es una empresa, producto o servicio que les ayude a lograrlo más rápido, más fácil, más barato, mejor.

Por eso debes cambiar la forma en que construyes tu sitio y hacerlo con una estrategia centrada en el cliente. Para esto necesitas una comprensión empática del mundo en el que viven y desde ahí tejer un sitio web que les ayude en ese viaje, llevarlos a donde quieren estar.

Construye un sitio web que sea siempre optimizable

Y es que en el proceso tradicional, crear un sitio era visto como un gran proyecto, que generalmente se pasa de su presupuesto y nunca se entrega a tiempo.

El problema viene cuando, al tratarse de proyectos tan grandes, una vez que se terminan, muchos dejan de mejorarlos con el tiempo. De hecho, 42% de los responsables de marketing no vuelven a hacer mejoras más que una vez al año.

No hablamos de escribir un blog o crear una página de destino, sino realmente hacer cambios que impacten en el desempeño del sitio.

En un proceso tradicional, el proceso se ve así:

  • Se construye una página y se lanza.
  • Pasa un año y medio o dos.
  • Se descompone, envejece, deja de funcionar.
  • Empieza un nuevo proceso de rediseño de 6 a 9 meses (lleno de frustraciones y desesperanza).
  • Se vuelve a lanzar.
  • No pasa nada durante otros dos años.
  • Vuelves a empezar.

¿Suena familiar? Es porque se trata de una copia exacta del ejemplo del CD que mencionábamos al inicio.

👉 ¿Quieres conocer el estado de tu sitio web y detectar por dónde comenzar a implementar mejoras? Habla con uno de nuestros consultores aquí

Plataforma de lanzamiento

En la nueva forma de trabajar se empieza con lo que conocemos como una plataforma de lanzamiento: una página que se ve y desempeña mejor que lo que ya tienes, pero sabes que no es perfecta y necesita mejorar.

Solo necesitas lanzarla y dejar que la gente interactúe con ella, para que sean ellos mismos, con su comportamiento, quienes te digan qué funciona y qué requiere de cambios. Así es como las empresas modernas construyen sus sitios web, lo hacen en fases.

El ritmo es clave

Piensa el ritmo en dos partes: la primera es el enfoque trimestral en donde sales de ver la operación del día a día y defines cuáles serán los cambios que servirán para dar dirección a la nave. Es el enfoque estratégico .

Este enfoque trimestral es el tema, lo que marca la pauta para la parte operativa. Con tu plan trimestral también viene una lista de deseos, es decir, todas las increíbles ideas de cómo mejorar el sitio web, a partir de un objetivo principal, que te sirve para priorizar la lista de acciones a realizar.

Segmenta el trimestre en pequeños sprints de dos semanas, en los que eliges las cosas más impactantes de esa lista de deseos, las implementas y luego avanzas al siguiente ciclo de sprint.

Para asegurarte que estás trabajando en los cambios más impactantes, usa el siguiente marco:

  1. Establece: elige las cosas que no lograste para el sitio inicial; las páginas que quedaron pendiente, las funcionalidades que faltaron. Cosecha los frutos más fáciles de recoger. Son los cimientos de lo que se construirá durante los próximos meses
  2. Optimiza: toma lo que tienes y haz que funcione mejor. Puedes hacerlo desde la usabilidad, asegurándote de que los usuarios puedan encontrar el valor que proporciona lo más rápido y fácil posible. También puedes elegir optimizar desde la tasa de conversión, al reducir la cantidad de fricción entre las fases del embudo para llevar a tu cliente del punto A al B lo más rápido posible. O, puedes optimizar al personalizar el sitio, haciéndolo responsivo para diferentes tipos de visitantes y logrando que cada persona que llega a tu sitio vea lo que realmente quieres mostrarle (y no esperar a que lo encuentre entre todo el contenido disponible).
  3. Expande: es momento de pensar en ampliar el impacto que el sitio tiene en el cliente y en el negocio para construir nuevos productos digitales, calculadoras, procesamiento de pagos, paneles de distribuidores, entre otros. También puedes expandir para ayudar en otras partes del viaje del cliente.

Este es el proceso moderno y lo que HubSpot hace es tomar estas ideas y las empaqueta en algo que convierte tu sitio web en algo dinámico.

En lugar de pensar en áreas como funciones separadas (los equipos de marketing por aquí, los equipos web por allá, el equipo de ventas por otro lado), se toman todos estos elementos de forma holística y los empaquetan en un sistema llamado Diseño Impulsado por el Crecimiento.

👉 Aprende más con esta guía para el crecimiento del negocio.

Genera más y mejores ventas con un sitio web acorde al consumidor del 2020

Recuerda que ya estamos en el 2020 y los días de los CDs quedaron muy atrás, por lo que no debes pretender diseñar tu página web como si se tratará de 1999.

Un sitio que se desempeñe bien y sobre todo que convierta a visitantes en clientes es la herramienta básica para que tu empresa pueda seguir creciendo de manera escalable.

¿Quieres conocer el estado de tu sitio web y detectar por dónde comenzar a implementar mejoras? Habla con uno de nuestros consultores aquí

New call-to-action

Ismail Aly

Ismail Aly

Ingeniero de software, emprendedor y consultor con más de 10 años en asesorías en marketing digital, experiencia del usuario, gestión de procesos y personalización.

Twitter Linkedin

Deja tu comentario

Tu dirección de email no se publicará. Con * se encuentran los datos requeridos para realizar el comentario.


Posts relacionados

6 consejos para mejorar la experiencia digital de tus usuarios

Garantizar una buena experiencia digital no significa solamente llevar lo que tienes en el mundo físico al entorno digital. En realidad, debes diseñar desde los cimientos las experiencias digitales ...

¿IDS, Triario o Ariadna? ¿Cuál es la agencia ideal para ti?

Si estás buscando una agencia de marketing digital en Colombia, seguramente ya te topaste con alguna de estas 3 opciones y, aunque todas son muy buenas en lo que hacen, sus enfoques y servicios son ...

Los 8 errores más comunes en un sitio web y cómo corregirlos

Antes de crear tu estrategia digital, de empezar con tus campañas de redes sociales o de seguir con tus esfuerzos de email marketing, es importante que una de tus cartas de presentación más ...