Ranya Barakat

Crece de manera orgánica

Tiempo de lectura: 3 minutos

La película está muy clara en nuestras mentes: el empresario que encuentra un nicho de negocio y de un día para otro se topa con un éxito rotundo, tanto que su cuenta en el banco crece de sobremanera y todo luce como una aventura digna de nuestra envidia. ¿Ficción o realidad? La verdad es que más bien suena a utopía. 

Si bien algunos casos suceden como la descripción anterior, la mayoría de las veces no es así. El crecimiento de tu negocio, como cualquier otro desarrollo (ya sea el de tu cuerpo, tus responsabilidades o tu historia de vida) es más bien paulatino, de lo contrario te arriesgas a que se fracture y rompa.

Crecer desproporcionadamente puede ser tan peligroso como no crecer en absoluto. Por eso, la mayoría de los especialistas recomienda seguir un crecimiento orgánico y paulatino.

  • Solo 50% de los nuevos negocios sobreviven los primeros 5 años de vida (Fuente: Forbes)
  • 543 mil nuevos negocios se crean cada mes (Fuente: Yahoo)
  • 1 de cada 3 dueños de nuevas empresas confían en el futuro de sus negocios (Fuente: National Small Business Association)

Poner un negocio no es tan difícil como muchos podrían imaginar, lo que es realmente complicado es mantenerlo a flote y creciendo sanamente. Porque, ¿cuáles son los peligros de hacerlo de manera desproporcionada?

Pierdes el control de las finanzas

Cuando un negocio es pequeño y lo manejan unas cuantas personas, llevar al día los ingresos y egresos es sencillo y por lo general es una tarea que realiza el director general. Pero cuando las ventas empiezan a mejorar, es tentador hacer crecer el equipo notoriamente, lo que muchas veces puede atraer más costos operativos que a la larga perjudicarán a la empresa.

Descuidas tus recursos humanos

Si el crecimiento es orgánico y con ritmo, cada nuevo integrante que se sume a las filas de tu empresa será seleccionado con calma y pensando específicamente en las funciones que desempeñará. Si, por el contrario, empieza a haber una demanda por más personal del que puedes evaluar, es probable que contrates personas que no aportan valor a tu compañía y que solamente elevan tus costos operativos.

Olvidas al cliente

Seamos sinceros, sin clientes no hay ingresos y sin ingresos no hay negocio. Al crecer desproporcionadamente, muchas empresas ponen en peligro la atención que dan a sus clientes. Si bien se preocupan por lanzar nuevos desarrollos o comprar maquinaria y software para optimizar procesos, dejar de lado el área de customer success puede hacer que toda la inversión pierda su valor cuando los clientes están insatisfechos.

¿Cómo crecer?

Antes de ir en búsqueda de un inversionista o pedir un préstamo en el banco, lo primero que tienes que tener es un plan de negocios claro para los primeros años de operación y que este sea siempre la brújula del camino que tomas.

Cada decisión importante que hace la empresa, debe corresponder a acercar más a tu negocio al objetivo del business plan. Es decir, si tu esquema de negocio plantea vender 1.000 unidades de un producto al mes, invertir en una máquina que fabrique 100 mil unidades mensuales es completamente innecesario.

En el crecimiento orgánico no hay atajos, ni trucos de magia, se trata de construir y usar los recursos que tienes a tu disposición para ir haciendo más grande tu negocio sin que hayan cambios abruptos que afecten tu operación. Lo primero que debes hacer es investigar bien el mercado y sobre todo, el funcionamiento de tu empresa, así es más fácil detectar cuáles son los movimientos clave que sí puedes realizar para crecer, en dónde te conviene reinvertir el dinero y qué estrategias no te están dando resultados.

Pero esto no significa que te quedes estancado en una zona de confort, sino que constantemente busques qué puedes implementar para mejorar la calidad, diferenciar tu producto del de la competencia, reducir costos y abrir nuevos mercados.

Cualquiera de estos ajustes puede ser clave en crecer el margen de utilidad y garantizar un mejor rendimiento de cada centavo que inviertes. Si vas a lanzar un nuevo producto, busca que la producción de este se adapte a las posibilidades de tu empresa y no pretendas crear un teléfono si tu negocio está en vender artículos de papel.

En realidad, el crecimiento orgánico sigue más al sentido común que al deseo de innovar y reescribir la historia. Aprovechar lo que tu empresa ya tiene, usar las ganancias para invertir en mejoras y crecer con un ritmo proporcionado son todas claves para no tener problemas a corto plazo

Al final del día, piensa en cómo crece una planta: no pasa de ser una pequeña raíz a dar frutos en un día, sino que necesita maduración, riego, agua y cuidados para poder llegar a ser un árbol productivo. Lo mismo pasa con tu empresa, por mucho que quieras que crezca de un día para otro, es mejor crear el entorno para que lo haga a su ritmo, orgánica y sustentablemente.

SaaS Marketing

 

Ranya Barakat

Ranya Barakat

Ranya is an entrepreneur with over a decade experience in pulling up her sleeves and getting S*** done. She is specialized in inbound marketing and inbound sales.

Twitter Linkedin

Deja tu comentario

Tu dirección de email no se publicará. Con * se encuentran los datos requeridos para realizar el comentario.