Ismail Aly

Los pasos básicos para vender online

Tiempo de lectura: 3 minutos

Ya sea que estés por empezar un negocio digital o quieras comercializar un producto a través de internet, tener una página de venta online es un requisito indispensable. Hoy, las decisiones de compra se toman en cuestión de segundos y si tu producto no está en la web, tu cliente tendrá como opción a tu competencia.

Pareciera que vender en línea es una práctica que cualquiera puede hacer sin ninguna planificación. En realidad, necesitas tener mucha claridad de lo que significa antes de aventurarte a crear tu primer e-commerce:

  • Se estima que para 2040 el 95% de las ventas serán a través de un e-commerce (Nasdaq).
  • Sorprendentemente, 45% de las pequeñas empresas estadounidenses no tiene una página web (CNBC).
  • Solo el 2,86% de las visitas a un e-commerce terminan en venta (Invesp).

Montar una tienda en línea es fácil, operar una que funcione bien no tanto. Hoy existen muchas plataformas que resuelven desde la programación hasta el diseño gracias a plantillas funcionales optimizadas precisamente para lograr más conversiones.

Para comenzar asegúrate de seguir estos básicos y necesarios:

Decide qué venderás

No es lo mismo crear una página web para vender trajes a la medida, que una que busca promocionar productos de segunda mano. Si en verdad quieres lograr ventas, necesitas tener algo que nadie más ofrezca, de lo contrario siempre habrá un proveedor que entregue más rápido, cobre más barato o simplemente tenga un diseño de página más llamativo. En el mundo digital, los nichos son el mejor lugar para empezar.

Asegúrate de la viabilidad

Una vez que tienes claro qué producto venderás, considera los factores externos antes de construir una página, como la parte operacional de la venta. Si planeas vender un volumen elevado de productos con un margen reducido, necesitarás un equipo de logística que empaque y distribuya; si vendes piezas únicas de gran tamaño, las necesidades de envío y paquetería también son distintas.

Analiza la competencia

Una forma simple de evaluar la rentabilidad de tu negocio en línea es revisar lo que marcas similares hacen. Si existen muchas alternativas en el mercado no te desanimes, eso significa que la demanda existe y tienes una oportunidad de brillar. Si no hay nada similar, evalúa bien por qué es esto; si es que existió una empresa con este servicio y desapareció. Además, una vez que encuentras a tu competencia, aprovecha para estudiar qué crees que funciona y qué errores encuentras en su plataforma, intenta replicar las cosas positivas y busca los problemas de navegación y diseño para no repetirlos.

Desarrolla la plataforma

Ya sea que elijas usar un proveedor de soluciones digitales que resuelva diseño, dominio y servidores en un solo paquete, o decidas contratar a un desarrollador que haga todo a la medida, ten claros estos puntos:

  • Costo de producción. La ventaja de los softwares para e-commerce es que tienen ofertas que se adaptan a cualquier presupuesto, sin embargo las más económicas muchas veces están limitadas en cuanto a sus funciones.
  • El diseño de la página es responsivo, es decir, que funcione en computadoras, tablets y smartphones.
  • El hosting soporta el tráfico de tus usuarios, incluso cuando tengas un numero elevado.
  • La administración de tu inventario virtual ea simple; subir o eliminar productos tiene que ser algo que puedas hacer tú.
  • La plataforma se adapta a un mismo producto con distintas variantes (tallas, colores, cantidades).
  • Sea cual sea el sistema de pago que aceptes (Webpay, Paypal, Mercadopago o algún otro proveedor), es importante que sea de confianza para ti y, sobre todo, para los potenciales clientes.
  • Ten un blog. Está comprobado que esta herramienta de marketing de contenidos es una de las más efectivas para generar tráfico de calidad, así que si no es hoy, en algún momento necesitarás ese espacio.
  • La posibilidad de crecer conforme tu negocio lo necesita, por ejemplo, agregar más productos o aceptar mayor tráfico.
  • La forma como llevarás tráfico a tu sitio. Necesitas una estrategia de marketing y posicionamiento para generar tráfico que se convierta en nuevos clientes potenciales o leads.

Analiza y optimiza

Una vez que tu página está en línea tu trabajo, no has terminado. Debes actualizarla constantemente, revisar que sea funcional y se adapte a las nuevas tendencias de usabilidad del mercado.

Desde hacer el análisis de datos de tu página para tener un mayor conocimiento de cómo se comportan tus usuarios, hasta que la página siga viéndose actual, piensa en tu sitio web como una tienda física; tenla siempre limpia, ordenada y en el mejor estado posible.

¿Listo para dar el paso?

En resumen, tener una página web para vender tus productos es mucho más que tener presencia en línea, se trata de modificar cómo estás pensando los productos o servicios que vendes y entender que el comportamiento de los compradores es muy distinto que cuando están en una tienda física. Lo que no puedes permitirte es no tener una tienda en línea, aun cuando la mayoría de tus transacciones se hagan fuera de ella, es un extra que poco a poco puede convertirse en tu rama de negocio principal.SaaS Marketing

 

Ismail Aly

Ismail Aly

Inbound Marketing & Sales Enablement Consultant, HubSpot User Group Leader, HubSpot Platinum Partner

Twitter Linkedin

Deja tu comentario

Tu dirección de email no se publicará. Con * se encuentran los datos requeridos para realizar el comentario.