Ismail Aly

Vidyard o Wistia para integrar videos en tu estrategia

Tiempo de lectura: 2 minutos

Cuando se habla de comunicar a la audiencia o clientes potenciales, el video tiene más fuerza que nunca. Es más fácil de digerir y dinámico que un largo correo, y transmite en segundos una idea.

Pero no basta hacer solamente el video, sino también medir desempeño, gestionar su difusión e identificar el contenido de cada video. En ese sentido, las plataformas Vidyard y Wistia son dos de los programas más completos para el uso de video en marketing y ventas  y aquí los comparamos.No es casualidad que el 83% de los especialistas de marketing considere el video como una herramienta clave para su crecimiento durante 2019 y 2020. Y es que, con las nuevas tecnologías de comunicación (como el 5G que poco a poco hace su entrada en el mercado e internet de fibra óptica), el video dejó de ser una herramienta reservada al entretenimiento y se convirtió en una arma de difusión y ventas de alcance masivo.

Precio

Cuando se trata de comparar a estos dos servicios, la primera pregunta es precio. La respuesta fácil y corta: ambos softwares ofrecen una versión gratuita de por vida para que integres el video a tu estrategia.

Estas versiones gratuitas son básicas y muy funcionales, pero están limitadas, por ejemplo, al no pagar una anualidad, aceptas que todos los videos que subas, integres en tu sitio o compartas, estén brandeados ya sea por Vidyard o Wistia.

En el caso de Wistia, su versión gratuita incluye analíticas básicas y un reproductor de video personalizable con los colores y estilo de tu empresa. Además, la diferencia entre la versión gratuita y la paga es muy alta. El primer esquema de pago es de US$99 al mes, y aunque incluye funciones más completas, como 250 suscriptores a tu canal, pruebas A/B para saber cuál de tus portadas de video tiene mejor recepción y un costo preferencial por video de 25¢ (después de los primeros 10 incluidos), es un salto caro sin tantos beneficios aparentes.

En el caso de Vidyard, existe una versión de paga (Pro) de tan solo US$19 al mes con la que ya puedes sustituir los logos de Vidyard por los de tu empresa en todos tus videos, tienes derecho a subir la cantidad de videos que desees e incrustar hasta 20 videos en tu sitio o redes sociales.

El siguiente nivel de Vidyar (Starter) es de US$150 al mes (un costo más similar a los US$99 mensuales de Wistia) y con esta membresía también tienes acceso a funciones de medición de resultados y analíticas, sincronización con YouTube y otras redes sociales, botones interactivos de CAT para mejores resultados y personalización de tus videos para que tengan todo el estilo de tu marca o empresa.

Volviendo a Wistia, su versión más equipada (Advanced) tiene un valor de US$399 al mes y lo que incluye es distintos canales dentro de Wistia, notificaciones por mail para suscriptores, integración con plataformas como HubSpot, Pardot o Marketo y personalización completa del reproductor. Este plan incluye 100 videos al mes, y el costo por cada uno extra que quieras subir es de 25¢.

Vidyard tiene un par de versiones más, la Enterprise que se adapta a las necesidades de tu empresa y es por cotización, y la Plus, que por US$850 al mes incluye un paquete de poderosas analíticas avanzadas, SEO para mejor posicionamiento de tus videos, transcripción automática de tus videos, portadillas de video con A/B testing para saber cuál tiene mejor recepción e integración con Pardot o HubSpot.

Ambas alternativas funciona, a precios distintos

Aunque muy similares en cuanto a las herramientas que ofrecen, Vidyard aventaja a su competidor en cuanto a cantidad de planes. Sin embargo, si buscas un plan empresarial pero no tienes los US$850 en tu presupuesto, Wistia es una sólida alternativa a una fracción del costo.SaaS Marketing

 

Ismail Aly

Ismail Aly

Inbound Marketing & Sales Enablement Consultant, HubSpot User Group Leader, HubSpot Platinum Partner

Twitter Linkedin

Deja tu comentario

Tu dirección de email no se publicará. Con * se encuentran los datos requeridos para realizar el comentario.